Felicidad

Imagínese un arco que le permita tocar toda su música con una precisión y facilidad sin precedentes. Un arco que consigue extraer el sonido más bonito de su instrumento. Un arco del que nunca se debe preocupar y que reduce notablemente el cansancio de su brazo. Deje de imaginar, ya que estos arcos existen y miles de intérpretes de todo el mundo ya son conscientes de ello. Encuentre su arco Arcus y disfrute como nunca de su interpretación.

Felicidad

Entre el ayer y el mañana

Los arcos de madera de los siglos XIX y XX están perfectamente diseñados para su uso con cuerdas suaves de tripa sin entorchado metálico. Sin embargo en las pasadas décadas las cuerdas con mucha más tensión se han convertido en habituales. Hemos diseñado una nueva generación de arcos con una elasticidad muy mejorada que supone un equilibrio mucho más notable entre la cuerda y el arco y por ende una interpretación mucho más natural. Esto ha sido posible gracias a que conseguimos desplegar todo el increíble potencial de la fibra de carbono. A día de hoy estamos construyendo arcos que permiten una interpretación superior a cualquier otro en el mercado y que sin duda marcarán el estándar en el futuro.

Entre el ayer y el mañana

El sonido más bello

La vara de nuestros arcos es hueca y sus paredes son extremadamente delgadas, exactamente como su instrumento. Este diseño hace que puedan vibrar mucho más fácilmente que los arcos de madera, consiguiendo así un sonido que es especialmente limpio y claro. La respuesta de estos arcos es mucho más agradecida y el sonido en el registro agudo es rico y nítido. La articulación también se ve favorecida. Usted puede ejecutar pasajes mucho más potentes con su Arcus que con cualquier otro arco. El sonido se mantiene siempre preciso y claro. La proyección también resulta mejorada, lo cual es de enorme ayuda para cualquier solo y para la música de cámara.

El sonido más bello

Ligereza y facilidad increíbles

Hemos descubierto que a día de hoy el peso ideal de un arco de fibra de carbono cae entre los ligerísimos arcos usados a comienzos del siglo XIX y los posteriores arcos románticos modernos más pesados. Un elemento clave es la distribución de la masa y el balance global del arco. Dado que esto lo hemos resuelto de modo eficaz, un arco Arcus ofrece una experiencia musical completamente nueva: usted puede tocar perfectamente Bach, Haydn o Mozart en un instrumento con un montaje moderno, pero igualmente puede interpretar a Brahms, Wagner o Bruckner.

Ligereza y facilidad increíbles

El fin de la fatiga y el dolor

Nuestros arcos han liberado a innumerables intérpretes del temido cansancio o dolor del brazo que sujeta el arco. La microscópica dureza de la vara proporciona una sujeción muy segura, la cual ayuda a un agarre relajado así como la ausencia del tambaleo del arco. Pero más allá de esto, lo más importante es que la vara consigue vibrar en unas frecuencias muy bajas las cuales destacan por ser la fuente de varios problemas en el brazo. Para una explicación detallada por favor continúe aquí. Si conoce a un estudiante, colega o amigo con este tipo de problemas por favor hágale saber que puede encontrar su salvación aquí.

El fin de la fatiga y el dolor

Seguro, robusto y perfectamente fiable.

Los arcos de madera pueden romperse con facilidad ya que están sujetos al desgaste normal por el uso y mas pronto o más tarde acabarán por resentirse y fracturarse debido al uso. 

Los arcos de fibra de carbono, siempre que estén bien hechos, son prácticamente eternos. Por ese motivo ofrecemos una garantía de 30 años en las varas de nuestros arcos. De hecho podríamos ofrecer una garantía de 300 años pero eso nos parecería injusto de cara a la competencia. Los arcos de madera nacen de una vara cortada recta y luego moldeada con calor, pero los arcos Arcus se crean con la curva ya hecha desde el inicio, de modo que nunca pierden su curvatura. La duración de nuestros arcos es al menos 10 veces mayor a la de los arcos de madera, y de hecho pueden sobrevivir a accidentes que serían mortales para un arco de madera. La superficie es tan dura que al tocar "col-legno", no quedan marcas sobre la vara. Además, son completamente inmunes a cambios en las condiciones climáticas.

 

Seguro, robusto y perfectamente fiable.